La historia de la levadura…

La historia de la levadura…

¡La utilización de la levadura no es reciente!
Sin saber nada de su papel o de su existencia, los seres humanos han utilizado la levadura desde siempre.

 

Su historia se remonta a 5.000 años…

… con los egipcios, quienes utilizaron levadura para elaborar su pan, y creían que se trataba de un milagro. Vuelve atrás y observa….

Los seres humanos siempre han utilizado la levadura, mucho antes de que se inventara la escritura. Los egipcios la utilizaron para elaborar pan hace más de cinco mil años. Sin embargo, no sabían nada del proceso de fermentación de la levadura y creían que esta reacción química era un milagro.

 

Antes de descubrirla, se contentaban de preparados elaborados con cereales, gachas o panes planos como componentes básicos de su dieta diaria.

 

El pan nació el día en el que el hombre se dio cuenta de que con masa fermentada naturalmente, el pan podía crecer y mejoraba su sabor y textura.

 

En el primer siglo AD, se dice que el primer pan fue elaborado en la Galia y en la península Ibérica utilizando espuma de cerveza; es decir, lo que se forma en la parte superior de la bebida durante su fermentación. Este método sirvió para acelerar la fermentación y mejorar el sabor del pan y la forma en que crecía.

 

¡Gracias Pasteur!

La historia de la levadura se vio revolucionada en 1857, cuando Louis Pasteur descubrió el proceso de la fermentación. ¡Vive esta pequeña revolución del siglo diecinueve!

 

La historia de la levadura nos transporta a 1680: utilizando un microscopio, Leeuwenhoeck observó glóbulos de cerveza de levadura por primera vez. Pero no sería antes de 1857 y con el trabajo de un científico francés, Pasteur, que quedaría explicado el proceso de fermentación. Pasteur creyó que los agentes responsables de la fermentación eran levaduras. Estableció el papel clave de la levadura como el microorganismo responsable de la fermentación alcohólica.

 

Develó estos misterios demostrando que la célula de la levadura puede vivir sin o con oxígeno. Pasteur entendió muy pronto que la levadura era indispensable para formar los aromas y sabores del pan.